Villa Vainilla | Lo que nadie te dice lo que te espera al convertirte en mamá
678
post-template-default,single,single-post,postid-678,single-format-image,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Lo que nadie te dice lo que te espera al convertirte en mamá

¡Que no te digan! ¡Que no te cuenten! Vívelo pero prepárate.
Con el título prácticamente estoy diciendo: ¡aguas! Cada embarazo y parto son diferentes, sí somos todas mujeres pero cada una es única e irrepetible. Y ni hablar del postparto cada una tiene un boleto diferente en esta feria que se llama vida y maternidad.
Todo esto, es para contarte lo que nadie me dijo y que con mi bebé de 7 semanas de nacido, me cae el 20 durísimo.

espalda


1.- Fortalece tu espalda.

Lo vas a agradecer y la vas a necesitar. Así que métele al yoga o a la natación

¿Por qué?

Cargamos al bebé quién sabe cómo, o sea, metiendo la pompa, jorobándonos, redondeando hombros y sacando la panza. Así que luego de un rato el doblar hacia el frente va a ser incómodo llegando a doloroso. Y te va a arder la espalda, fuego, yo sentía fuego.

Y te vas a asustar con la pésima postura.

Eso si, la faja ayuda a contrarrestar esta mala postura pero no te fajes más de un mes porque vuelves flojos los músculos del abdomen, esto porque se pierde tono muscular.

muñecas



2.- Cuida tus muñecas.

Sí, las muñecas de las manos trabajan durísimo: cargando el peso del bebé, ayudándote a levantarte, a sentarte, a arrastarte hacia atrás.

Aquí la relaxina (hormona que suaviza y pone elástico tus ligamentos, tendones, etc. para abrir espacio para tu bebé durante el embarazo) sigue funcionando pero va decayendo en sus niveles por lo que las lesiones ocurren, prácticamente el cuerpo está inestable y esta zona carga mucho.

Duele sobretodo una porque para dejar libre una mano para hacer cosas, sobrecargas la otra y ¡zas! Dolor seguro.

piernas-tonificadas


3.- ¿Conoces los cuadríceps?

Ok, es tiempo de que respetes y ames tus muslos. ¿Cómo los amas? Trabajando este grupo de 4 músculos: caminando, corriendo, en bici, patinando, nadando, en yoga, etc.

Los vas a ocupar al dar a luz.

(Según yo los tenía bien fuertes y me temblaban con las últimas contracciones)

pezon-dedo
4.- Humecta pezones.

Con aceite de almendras o de coco o ajonjolí o aguacate o avellanas

Aceite del super del que te comerías en una ensalada, NO de farmacia.

En secciones Gourmet hay infinidad.

Con esto evitas grietas, resequedades y sangrado al dar teta.

Yo los humecté desde el primer mes de embarazo.


5.- No compres la idea de trabajar el abdomen desde el six pack (lavadero).

La panza se estiró en 9 meses y no es sólo piel. Los músculos del abdomen se distienden así que no van a regresar a su sitio haciendo abdominales completas, ni abdominales cortitas.

Esto se llama diástasis rectal y es la separación de los músculos abdominales entonces para juntarlos tienes que ir desde fuera hacia adentro. Piensa y trabaja los laterales del cuerpo (Serrato y Oblicuos) esos te van a ayudar a cerrar los abdominales rectales y el más importante es un músculo muy interno llamado Transverso.

Las posturas de torsiones que se practican en yoga son las indicadas.

Tatiana Fernández mamá de Tom

Una vistazo a lo de siempre desde los ojos nuevos que te da la maternidad