Villa Vainilla | Reflexión: Cumbre Tajín, un evento que no debe morir
293
single,single-post,postid-293,single-format-image,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
cum4

Reflexión: Cumbre Tajín, un evento que no debe morir

Como ya les he contado, amo los festivales de música. La experiencia que los rodea es única y maravillosa, todos tienen sus pros y contras. Razón por la cual este año me animé a ir a CUMBRE TAJÍN.

Ya había escuchado maravillas de este festival y muy malas como: el calor; sin embargo debía experimentarlo. A diferencia del año pasado, que todo estaba agotado (hoteles, boletos y transporte) dada la presencia de Tool y Primus, este año fue completamente diferente. A días del evento, todo estaba disponible y el line up estaba a la altura de cualquier festival en el mundo.

Cumbre Tajín empezó desde el Jueves 19 de marzo y concluyó el Lunes 24 de marzo, dado mi estado laboral sólo me fue posible asistir el Sábado y el Domingo, suficiente para enamorar de este festival.

¿Qué hace que Cumbre Tajín sea diferente? Más allá de las presentaciones de los artistas de talla internacional como Incubus, The Flaming Lips, 2manyDjs, Alesso, Empire of The Sun y Macklamore & Ryan Lewis. Cumbre Tajín es explorar la cultura Totonaca que se estableció en esta región, aprender sus tradiciones y costumbres. Para ello, se dan talleres  a lo largo del día y previo a las presentaciones artísticas. Además puedes degustar comida típica de la región, hacerte una limpia, tener una consulta de medicina alternativa, aprender a usar un telar, etc.

Es importante destacar los precios en todos los aspectos: desde los boletos para el festival, hasta el consumo adentro del parque. Todo está en un precio bastante amigable y no los típicos atorones que nos meten cada vez que vamos al Foro Sol o a cualquier recinto operado por “el Imperio” cof cof.

En el rubro de la seguridad, nunca había visto tantos elementos desplegados para un evento masivo, helicópteros, policías federales y la fuerza civil. Además la seguridad interna en la explanada del escenario es muy buena, están en constante vigilancia para mantener el orden y cuando la explanada se llena niegan el acceso. Dejando así bastante espacio para moverse en caso de alguna emergencia y para como soy de paranoica, esto me pareció excelente.

Otra de las ventajas de Cumbre Tajín es que el escenario es muy pequeño, por lo cual la presentación de los artistas es más íntima. Y para los que son pequeños como yo, por alguna extraña razón desde cualquier punto se ve.

El gran problema de Cumbre Tajín radica principalmente en dos aspectos: la difusión y la infraestructura de la región. El esfuerzo por dar a conocer a Cumbre no es suficiente, aún y cuando hay cobertura de los principales medios de música hace falta el apoyo de la prensa local y nacional; ojalá algún día le dediquen dos planas como al VL o CC. Sobre el tema de la infraestructura: el transporte y el hospedaje no es lo suficientemente bueno para albergar y mover a la gente.

Me gustaría mucho que en un futuro, este festival lograra tener un impacto muy positivo, pues la derrama económica de los asistentes puede ser vital para mejorar la calidad de vida de las personas que habitan la región.

Y ya para terminar les puedo decir que Cumbre Tajín es un must en su lista de festivales.

Fotos y texto por Beatriz

cum1

cum2

cum3

cumb 6

cumb 7

Sin Comentarios

Escribir Comentario